Las várices son una alteración de las venas de los miembros inferiores debido a problemas circulatorios que causan inflamación y dilatación de las venas. Para solucionarlas existen varios tipos de operaciones, pero la más usada es la técnica convencional de safenectomía.

 Síntomas de las venas varicosas

Los síntomas característicos de esta patología varían en cada caso. Es posible que un paciente sufra de venas varicosas pero no presente la mayoría de ellos, teniendo aun así, un grado avanzado de la enfermedad. Entre los síntomas típicos de las venas varicosas destacamos:

  • Visibilidad de las venas
  • Cansancio y pesadez en las piernas
  • Dolor
  • Calambres esporádicos
  •  Hormigueos al permanecer en la misma posición
  • Calor, picor o escozor
  • Hinchazón en pies y tobillos
  • Coloración de la piel
  • Venas dilatadas y retorcidas

Diagnóstico de las venas varicosas

  • Visibilidad de las venas
  • Cansancio y pesadez en las piernas
  • Dolor
  • Calambres esporádicos
  • Hormigueos al permanecer en la misma posición
  • Calor, picor o escozor
  • Hinchazón en pies y tobillos
  • Coloración de la piel
  • Venas dilatadas y retorcidas
  • Un sencillo examen médico
  • Ecografía Doppler: Usada para examinar la circulación de las venas y detectar la presencia de coágulos. Este tipo de ecografía emplea ondas sonoras para obtener imágenes de la estructura del cuerpo. Es prácticamente obligatorio realizarla para llevar a cabo la cirugía.
  • Angiograma: Utilizados para observar con mayor detalle la circulación de la sangre por las venas. Este procedimiento consiste en inyectar una solución de contraste en las venas, resaltando las venas en las imágenes radiográficas.

Tratamiento

La cirugía más habitual para el tratamiento en caso de las várices graves es la safenectomía o fleboextracción completa.